Limpieza y restauración con pistola de arena

Este sistema consiste en limpiar cualquier tipo de superficie mediante el lanzamiento a gran velocidad de granos de arena de distintos tipos impulsados por un chorro de aire a presión. El tamaño del grano utilizado dependerá del material que se vaya a tratar.

Esta es la base para decapar y preparar las superficies para un agarre óptimo de pintura y desoxidar en profundidad, limpiando y renovando todo tipo de materiales de metal, piedra, madera o cristal.

Para las superficies metálicas, el correcto tratamiento con este método definirá la duración y la resistencia al óxido en el futuro.

La madera es un material mucho más delicado, con lo que los tratamientos deben ser muy cuidadosos. Se limpia en profundidad la superficie, eliminando los restos de pinturas o barnices previos, sin dañarla.

En la piedra, se consigue eliminar cualquier resto de contaminantes, impurezas o suciedad sin alterar su estructura.

En definitiva, se trata de un sistema abrasivo de limpieza muy efectivo para todo tipo de superficies, dejándolas preparadas para recibir cualquier tratamiento posterior, ya sea imprimación, barnizado, pintura, etc.
Es un método con el que se consiguen unos resultados insuperables, en poco tiempo y con un coste muy económico.

Nuestros operarios siguen además todas las normas y protecciones necesarias para realizar este tipo de trabajos.